jueves, 7 de mayo de 2015

Dolce far niente


No necesito ni playas paradisiacas ni cócteles exóticos.
Con no tener que aparecer en el trabajo por unos días,
poder ir tachando cosas de la larga lista de tareas pendientes,
y hacerlo todo a un ritmo deliciosamente pausado, ya me basta
(y si, encima, se viaja un poco, ¡qué más se puede pedir!).



No hay comentarios:

Publicar un comentario