lunes, 23 de marzo de 2015

Carga máxima



Una cosa es no poner la lavadora medio vacía, que no tenemos el planeta para mucho derroche, y otra cosa es lo mío, que roza el síndrome de Diógenes de la sobrecarga lavadoril.
En pro del ahorro energético, acuario y temporal desafío las leyes básicas de la física.
Un día me quedaré con la puerta en la mano, ya veréis.



No hay comentarios:

Publicar un comentario