viernes, 20 de febrero de 2015

Ay, una lágrima cayó en la arena...


Una ventaja de ir por la calle siempre con los ojos llorosos es que los comerciales de ONGs se lo piensan dos veces antes de abordarte.

Probadlo, ¡funciona!.



No hay comentarios:

Publicar un comentario